Reishi hongo japonés con propiedades curativas

reishihongojaponés

Durante las últimas décadas, hemos notado cómo ha disminuido notoriamente la esperanza de vida de la humanidad y aumentado la tasa de mortalidad a causa de enfermedades cardiovasculares o del cáncer en sus diversas modalidades. Esta realidad, debe servirnos para fijarnos en los remedios que nos ofrece la naturaleza, la cual está cargada de elementos como el reishi hongo japonés que posee muchas propiedades curativas.

Aunque son muchas las formas de mantenernos saludables, no podemos negar que cumplir una dieta sana y balanceada es un factor determinante. En este sentido, el acelerado estilo de vida que llevamos, lejos de contribuir con ello, nos empuja a consumir productos de rápida elaboración, carentes de los nutrientes que requerimos y saturados de químicos que perjudican nuestro organismo.

En consecuencia, es fundamental diversificar los productos que ingerimos, incluyendo productos naturales como el reishi japonés, cuya acción no solo puede ayudarnos a superar diferentes afecciones sino también a prevenir futuras enfermedades.

Beneficios del consumo de reishi para la salud

Sabemos que los alimentos naturales contienen todo lo que nuestro organismo necesita para funcionar correctamente, pero en pocos casos encontramos elementos similares a este hongo japonés. Sus beneficios son amplísimos y entre ellos destacan los siguientes:

  • Facilita la respuesta del sistema inmunológico.
  • Ayuda a mejorar el padecimiento de asma y bronquitis crónica.
  • Es un hipotensor arterial, que permite disminuir la tensión hasta un 15%.
  • Disminuye el estrés
  • Tiene efecto depurativo en la sangre y, gracias a ello, elimina el exceso de impurezas.
  • Es de gran utilidad en pacientes diabéticos, toda vez que su ingesta reduce los niveles de glucosa. Además es un excelente recurso preventivo.

Esta interesante lista de beneficios no puede llevarnos a consumirlo excesivamente, porque si abusamos de él podremos experimentar resultados contraproducentes. De igual forma, es menester consultar a un médico antes de ingerirlo durante el embarazo o el proceso de lactancia.

Así mismo, tengamos presente que si sufrimos alguna enfermedad no debemos descuidar el seguimiento médico que esta exige. De hecho, es recomendable recibir indicaciones de un especialista acerca del modo y frecuencia en que nos conviene ingerirlo.