Reciclaje de aguas: tratamiento aguas residuales

tratamiento aguas residuales

Debido al crecimiento de los núcleos urbanos cada vez se realizan más tratamiento aguas residuales. Al aumentar las poblaciones, también se incrementa el gasto de recursos y la generación de residuos. Este motivo es la razón principal de que cada vez existan más tipos de tratamientos, para poder mitigar los efectos adversos contra el medio ambiente.

El tratamiento de las aguas residuales consta de una serie de pasos de carácter físico, químico y biológicos. Éstos son los encargados de disminuir la concentración de elementos contaminantes que se encuentran en el agua apta para el consumo. Se llevan a cabo en plantas, donde, a través de varios pasos se eliminan todas las sustancias nocivas.

Origen

Estas aguas tan sucias y cargadas de sustancias tóxicas suelen generarse en zonas con gran afluencia de público, como son las residencias de ancianos, los centros comerciales, las oficinas, etc. Hay varias formas de tratarlas, ya sea en el lugar de su producción, o trasladarlas a plantas encargadas. Su transporte se realiza mediante una configuración de tuberías, las cuales pueden tener un impulso a través de bombas.

Etapas del proceso

Este desarrollo se divide en tres fases fundamentales. En la primera, son suprimidos los sólidos de mayor tamaño. Se usa o una pinza o un sistema de rejillas. Se pasa todo el caudal y, los grandes objetos que estén en él y quedan retenidos en la reja. En ocasiones se trituran y son retirados en los siguientes pasos.

En el paso siguiente, son aislados los sólidos más pequeños en una técnica conocida como desarenado. Posteriormente, se lleva a cabo una sedimentación primera, en la que los compuestos en suspensión se eliminan. En el caso de metales pesados se producen reacciones de precipitación, donde se descartan, en su mayoría, los restos de plomo y fósforo.

En la última etapa se transforma la materia orgánica mediante bacterias. Y se cloran las aguas para que sean óptimas para el consumo humano. En definitiva, el reciclaje de las aguas es un proceso vital por lo que debe realizarse. De esta manera, se mejora la calidad de nuestro entorno natural y se disminuyen el uso de los recursos.