Prótesis capilares para hombre – Una opción moderna de apariencia natural

protesis capilares para hombre

Las prótesis capilares para hombre se han convertido en la versión actual de los antiguos bisoñés o peluquines, los cuales eran usados por algunos caballeros para cubrir su calvicie. En esos tiempos, era muy fácil advertir cuando alguien llevaba puesto este tipo de postizo, pues, aunque usaran el tono de cabello más parecido al propio y se situara de la mejor forma posible, siempre quedaba indicio de que no era algo completamente natural.

Por suerte, hoy día eso ha cambiado. Ahora el diseño de este tipo de aplicación estética es concebido con la idea de que, quien lo utilice, tenga el aspecto más natural posible, sin dejar dudas de que se trata o no del cabello propio del caballero. Es por ello, que las empresas han evolucionado en la manufactura de las prótesis capilares para los hombres, empleando hebras genuinas.

Cada uno de estos cabellos se coloca uno a uno, en una base transparente y de un mínimo espesor, casi imperceptible. Esta pieza de adhiere en la parte de cuero cabelludo donde es necesario el cubrimiento de la calvicie. Entre tanto, el pegamento que se usa dependerá del tipo de alopecia que presenta el cliente. De tal manera, que así queda garantizado que una vez colocada la prótesis, el cabello conservará un aspecto totalmente natural.

Ahora bien, una vez que se ha colocado este remplazo capilar, el mismo requiere de un importante mantenimiento, normalmente entre 15 y 20 días después de su primera colocación. Y así en lo sucesivo. En estas citas se limpia y desenreda las hebras y de nuevo se fija al lugar donde estaba colocado. Si se realiza adecuadamente, la prótesis capilar podría tener una duración aproximada de máximo un (1) año.

Asimismo, su resistencia permite la exposición a altas temperaturas, como las emitidas por secadores y planchas de peluquería. Además, bañarse en la piscina o el mar ya no será un problema. Su diseño es invulnerable a los elementos, tanto naturales como el agua salada, como a los agentes químicos que posee el agua de una alberca. En consecuencia, su uso le permitirá sentirse cómodo y tranquilo en todo momento.