PET containers production: conquistando el mercado

 

PET containers productionDada la importancia que ha cobrado el plástico en nuestras vidas, en todas sus versiones, los distintos procesos de fabricación del mismo, incluyendo el PET containers production, se hacen cada vez más trascendentales. La tecnología evoluciona aceleradamente para poder satisfacer la creciente demanda, tratando de cumplir con la meta de afectar el medio ambiente lo menos posible.

Los líquidos hoy, por lo general, se comercializan en botellas de plástico que según el servicio pueden ser de polietileno de alta o baja densidad, polivinilcloruro, polipropileno, poliestireno o PET. Se prefieren a sus antecesoras, las de vidrio por resultar más baratas, livianas y versátiles a la hora de darles forma. Este auge comenzó a mediados del siglo XX y no parece que fuera a detenerse en mucho tiempo.

Escogiendo el de calidad superior

El tereftalato de polietileno es uno de los materiales de mayor aplicación en la actualidad. Se utiliza principalmente para hacer textiles, bandejas desechables, contenedores de alimentos y botellas que proveen de agua mineral, bebidas carbonatadas y alcohólicas, jugos, lácteos, aceites comestibles, vinos, detergentes, cosméticos, químicos, lubricantes, etc.

La preferencia se debe a la gran cantidad de beneficios asociados a estos envases, resultando:

  • Prácticamente irrompibles y que no se desgastan con facilidad.
  • Aptos para contener productos alimenticios. Esto se debe también al hecho de que poseen máxima transparencia o cristalinidad, conservando sabor y olor.
  • Muy livianos, lo que facilita enormemente el transporte.
  • Con buenas propiedades químicas, físicas y térmicas.
  • Totalmente reciclable.

La producción de los envases se logra moldeando por inyección unas preformas para luego estirarlas y soplarlas. Ambos procesos se efectúan en una sola máquina o en dos, cada uno con su respectiva lista de ventajas y desventajas que el fabricante tiene que considerar al decidir cuál es la que mejor se ajusta a su necesidad.

Para finalizar, recientemente se ha elaborado PET a partir de componentes vegetales. Utilizando los azúcares de ciertas plantas, en especial la caña de azúcar, y otros compuestos orgánicos se consigue crear una botella que no solo es de idéntico aspecto, resistencia y factibilidad de ser reciclable, sino que además se fabrica con material 100% renovable, reduciendo así la contaminación ambiental.