Los cuentos de miedo más conocidos

Existen una gran cantidad de relatos de terror, puesto que este es un género muy rico en literatura, algunos son basados en historias de la vida real, y otros simplemente son historias de ficción, sin embargo esto no quiere decir que no existan relatos de mucho miedo con los cuales te puedas asustar y no dormir por una noche, debido a que son historias dedicadas a aterrorizar a su lector, o al que los escucha, muchos de los cuales están basados en leyendas, por lo cual puede que sean ciertos, pero también cabe la posibilidad de que no lo sean, sin embargo estas historias pueden darte un gran susto si es que te gusta el terror psicológico.

Para comenzar tenemos relatos de escritores como Aleister Crowley, que nos darán una gran experiencia terrorífica, puesto que un libro conocido escrito por él es el de “El testamento de Magdalen Blair”, en el cual podremos asustarnos mucho, puesto que la forma de escribir de este autor nos sumerge en un ambiente muy siniestro y tétrico, por lo cual es ideal si quieres pasar una noche en vela. Por otra parte tenemos los relatos de Charles Dickens, que es uno de los escritores más conocidos dentro del género de terror, y especialmente conocido por escribir historias como “El guardavia”, donde no solo tendremos una excelente lectura, sino que el autor nos sumerge de lleno en la historia.

También existen los relatos de Stephen King, otro gran representante del género, que con sus obras como “Superviviente”, nos ha dado grandes momentos puesto que estos relatos han pasado a través de los años, y en muchas ocasiones aún se mantienen vigentes, a pesar de que el autor los escribió hace ya algunos años, pero sus historias pueden sumergirnos hasta lo más profundo de nuestros miedos. Por último encontramos los relatos de Guy de Mauspassant, como “El horla” que es un gran representante del género, brindándonos una historia única, con un ambiente de suspenso, en el cual nos mantendrá muy pegados a la historia, haciéndonos parte de la misma y logrando que tengamos una gran experiencia que nos dé mucho miedo.