Leyendas populares españolas: una travesía guiada a lo fantástico

 

Ya sea que se lea un libro, se vaya al cine, al teatro, o en la comodidad del hogar se vea la televisión, la gente siempre ama las buenas narraciones. Desde apasionantes relatos históricos, Leyendas Populares Españolas y novelas románticas, hasta viajar al futuro con la ciencia ficción, todo lo que nos permita usar la imaginación y descubrir nuevos horizontes es bienvenido.

En la naturaleza se observan algunos animales capaces de manejar un cierto nivel de abstracción. Como las abejas, que volviendo al nido, señalan por medio de un código de bailes donde hay un campo de flores, su dirección y distancia. Asimismo, elefantes, delfines y primates han demostrado habilidad en la resolución de problemas.

Una destreza única

No obstante, solo al ser humano le es posible ver un objeto, entender el concepto, asignarle una combinación de sonidos y éstos, asociarlos con palabras. Y sobre esta base, el hombre es capaz de conservar la descripción de escenarios reales, e inclusive crear unos de completa y absoluta fantasía.

Para los que gustan de la lectura, el surcar las páginas de un texto y vivir las aventuras que éste narra es una manera de viajar y aprender cosas nuevas, dejando por un instante la rutina diaria y realizando hazañas imposibles.

El secreto detrás de la magia

Se ha dicho que la realidad es, en ocasiones, más extraña que la fantasía. La razón es que la última, aun cuando pudiera versar sobre cualquier clase de acontecimiento, debe seguir una serie de directrices o reglas literarias para poder contar lo que ocurre de una forma amena y agradable al lector.

Así, incluso puede convertirse en un cuento divertido e interesante para el público adecuado, un relato de cómo alguien:

  • Investigó por Internet respecto a la opción de césped artificial al mejor precio.
  • Pasó largos momentos reflexionando acerca de los beneficios y comodidades de una decoración en el jardín que tiene aspecto y textura natural; pero, no requiere los cuidados que implica su contraparte viviente.
  • Se dirigió a un negocio especializado, lo compró e instaló.

Para escribir bien, lo básico es tener buena ortografía, y mantenerse en un enfoque y tiempo verbal constante. ¿Nos relata el mismo protagonista lo que paso? O, ¿un narrador omnisciente describe lo que todos ven y piensan a medida que va ocurriendo?

Otro elemento a considerar es que ocurra “algo”, lo que se resume en que el protagonista quiera conseguir una meta, y encuentre obstáculos o antagonistas que traten de impedírselo. Aunque hay muchos buenos libros que no siguen esa fórmula, es la clásica y más popular. Y gracias a los escritores, podemos existir en cientos de vida, a través de los ríos de tinta y mundos de papel.