Franquicias moda infantil: diferencias entre canon de entrada y royalty

Franquicias Moda Infantil

Las franquicias moda infantil están captando la atención de los emprendedores, pero a pesar del gran impacto que tienen todavía existen muchas dudas acerca de los aspectos a tener en cuenta para formar parte de alguna de ellas, uno de las más comunes es con relación al canon de entrada.

Es uno de los aspectos que con mayor frecuencia se menciona en los blogs y foros sobre franquicias, sin embargo, quienes desconocen las características de esta modalidad contractual no hacen más que confundirse conforme leen al respecto, puesto que adicionalmente deben pagar el royalty.

Ahora bien, el canon de entrada, es un importe que se paga al momento de iniciar el contrato y que generalmente se invierte en la formación del franquiciado, manual de operaciones, imagen corporativa, entre otros. Normalmente, se establece una cantidad fija por este concepto, no obstante, también es posible determinarla de forma variable o estableciéndolo en función del tamaño del mercado.

Dicha cantidad es establecida en función de diversos criterios pero con certeza, es posible afirmar que mientras más grande sea la franquicia, mayor será lo que esta exija a los interesados por dicho concepto, tal es el caso de aquellas que se dedican a la actividad hotelera por ejemplo, y entre las que ofrecen costes accesibles, figuran las de ropa infantil y productos low cost.

El royalty, por su parte, es una cantidad adicional que se exige como contraprestación por los servicios del franquiciador y, en consecuencia, pueden estar basados en las ventas o compras y ser fijos o variables.

Un dato interesante, es que no todas las franquicias exigen el mencionado pago, pero esto no significa que dejan de percibir esta remuneración. Lo ocurre en tales casos, es que dicho ingreso es asumido como consecuencia del suministro de mercancía, razón por la cual, no debemos preocuparnos o sospechar de la existencia de alguna cláusula mediante la cual se obtenga este beneficio de manera fraudulenta.

En conclusión, se trata de un par de factores que favorecen la actividad de ambas partes, el canon de entrada está orientado a garantizar las mejores condiciones de desempeño del franquiciado y el royalty, constituye la compensación que el dueño de la marca recibe por los servicios que ofrece.