Fiesta de despedida de soltero en Salou: ¿cómo celebrarla sin molestar a la novia?

fiesta de despedida de soltero en Salou

Es posible que la tradicional fiesta de despedida de soltero en Salou no se una celebración que le llame la atención a todos. De hecho, la decisión de llevarla a cabo o no, puede ser motivo de una seria conversación entre los novios. Y no es para menos, puesto que la experiencia ha demostrado que esta clase de eventos pueden descontrolarse y terminar en excesos nada sanos cuando se está a un paso de la boda.

Sin embargo, debemos reconocer que las despedidas son un evento importante, no solo por la diversión que suponen, sino por lo que representan. Con ellas, el novio y la novia ponen fin a un estilo de vida y se disponen a empezar una nueva etapa. Son, en resumen, la manera en que estos reconocen que hay alegría en la soltería, pero la verdadera felicidad la encuentran en el matrimonio. Por tanto, no podemos simplemente suprimirla de la planificación.

Generalmente lo que le preocupa a ella, es lo que su pareja podría hacer si se deja influenciar por sus amigos. No obstante, una fiesta de despedida de soltero, no tiene por qué ser un escenario donde se propicie la infidelidad o el descontrol. Todo lo contrario, si mantenemos la mente abierta a las posibilidades, encontraremos alternativas sanas y divertidas.

En este sentido, las despedidas de soltero ya no son sinónimo de descontrol; la tendencia es a acentuar la diversión. Por eso, las empresas organizadoras de estos eventos, ofrecen una serie de alternativas bastantes interesantes y de mucho interés para ellos.

Así, por ejemplo, pueden pasar el día jugando paintball y practicando karting, dos actividades que les encantan. Además, harán surgir en ellos ese espíritu competitivo que tanto les caracteriza. Las barbacoas, noches de humor, fiestas en barco, también son parte de las opciones y ninguna pondría en peligro a una boda.

Si lo pensamos detenidamente, las despedidas de solteros pueden ser una oportunidad para que ambos se demuestren la confianza y el respeto que se tienen. Así que, en lugar de darle cabida a los celos y añadir más estrés del que la boda genera, tomémoslo con calma y demos espacio a la celebración.