El sector audiovisual: en continuo auge tras la crisis

El sector audiovisual, que tanto integra a una productora de televisión como una empresa audiovisual generadora de contenido, como las propias plataformas difusoras, está en continuo auge tras la primera mitad de la década en la que la crisis económica acabó con las grandes producciones e inversiones a este sector.

Así, se han alcanzado cifras de record tanto en inversión, como en consumo, que devuelven el optimismo a uno de los sectores que se vieron más afectados por las políticas de recortes y reducción de gastos.

 

Imagen: fcom.us.es

 

 

Las cifras del optimismo

La facturación del sector audiovisual alcanzó los 4.222 millones de euros en 2015, lo que supuso un aumento del 11,5% con respecto al año anterior. Respecto a los datos de 2016 aún no se ha hecho recuento oficial, pero ya se conoce que gracias a que la inversión publicitaria ha sido mayor, muy probablemente se incrementen esas cifras.

 

Cambio de tendencia

Este auge también viene propiciado por el cambio de tendencia que se está experimentando en los últimos años y que ha tenido en 2016 su despegue definitivo, y no es otro que el cambio de cómo consumimos los contenidos audiovisuales de los tradicionales, a los puramente diseñados para el medio online o para su consumo a la carta.

Así, plataformas como Netflix y HBO han llegado para acabar con el dominio de la parrilla televisiva de contenidos tradicional a favor de un consumo en el que el espectador ya no es un espectador pasivo, sino que decide qué ver y cuándo verlo.

Este cambio se ha hecho notar a nivel de audiencias televisivas, siendo el verano de 2016 el de menor consumo de televisión de los últimos años. Descenso que sin embargo no se ha hecho notar en otro medio tradicional como resulta la radio, ya que posibilita una de las características de su nuevo público: la ruptura con las barreras del espacio donde se consume el contenido, como denota los datos respecto a consumo móvil, que representa un crecimiento del 23,3% del tiempo que los usuarios destinan a ver contenido online.

 

El cine: en continuo crecimiento

 

Otro de los medios “tradicionales” que se salvan del cambio de paradigma en el consumo de contenidos es el cine, curiosamente uno de los más afectados tras el auge de las plataformas online y por circunstancias que no afectan a los contenidos televisivos o radiofónicos como la piratería o la necesidad de una mayor inversión en forma de ayudas y subvenciones para llevarse a cabo.

Así, sólo el cine español (obviando la producciones internacionales) ha recaudado  109.782.568 € con una audiencia de 18.303.198 a lo largo de todo 2016, que pese a ser una cifra levemente inferior a los 110.938.569 € recaudados en 2015, y los excelentes datos de 2014, cuando se recaudaron 132.123.910 €, suponen cifras que colocan a la producción nacional cinematográfica con beneficios por encima de los 100 millones por tercer año consecutivo, distando de los paupérrimos 68.222.444 € de recaudación de 2013, cuando este sector se situaba en plena crisis.