Cinco fiestas peculiares de los Santos Inocentes

fiestas-inocentes-espana-28-diciembre

 

El 28 de diciembre se asocia en España a un día de bromas, engaños graciosos y alguna que otra noticia falsa. Es típico del día de los Santos Inocentes que por ejemplo en Twitter digan que las alcaldesas de Madrid y Barcelona, Manuela Carmena y Ada Colau, se van a cambiar unos días la alcaldía. Pero además de las bromas típicas hay localidades que celebran el 28 de diciembre de una forma especial, con fiestas propias como El Obispillo de Burgos, las guerras de huevos de Fraga, en Aragón, els Enfarinats de Ibi o la Llufa de Tremp, todas ellas vinculadas indirectamente con las típicas fiestas de los locos de la Francia medieval.

1. Día dels Enfarinats de Ibi. Es sin duda la fiesta más curiosa del 28 de diciembre en España, se celebra en un pueblo del interior de Alicantes y en castellano se puede traducir como «día de los enharinados». La tradición consiste en que el ayuntamiento cede el poder a els enfarinats que se dividen en dos grupos: el poder público y la oposición. Ambos grupos se enfrentan disfrazados y usando harina, huevos y petardos, con el fin de tomar el control del pueblo. También hay bailes y cena por la noche.

2. El Obispillo. Mucho más pacífica y tranquila es esta celebración que tiene una clara connotación religiosa y que después de estar mucho tiempo prohibida se ha restaurado en Brugos, Palencia y Murcia. En la ciudad de Burgos durante el 28 de diciembre un niño se viste con las ropas de obispo, pasea a caballo blanco por la ciudad y lee una carta en la que da voz a las inquietudes de muchos niños de Burgos.

3. La fiesta de Los Locos de Jalance, Valencia. Durante unas horas el alcalde cede el control de la población al alcalde de los locos, que junto a otros estrafalarios locos con las caras pintadas toman las calles. Una cosa curiosa es que pagando algo de dinero se les puede pedir cosas graciosas a los locos, que pondrán a bailar a quien les digas, o tendrá que pagar un importe mayor.

4. La fiesta de los Santos Inocentes de Nogalte. En esta población de Murcia, el día se celebra con bailes populares y cantos de cuadrilla, en los que siempre hay espacio para un poco de humor.

5. L’aixecada del Ninot de Tremp. En la catalana capital de la comarca Pallars Jussà, el 28 de diciembre se celebra una tradición peculiar y original. La jornada se inicia de buena mañana con la construcción de un gran muñeco de papel y madera que se conoce como Llufa Gegant y que puede alcanzar los siete metros de altura. Luego se disfraza al muñeco y se iza la Llufa en la plaza de la cruz, donde se sube y se baja según canta la gente.